relojería fina

9 abr. 2012

INOCENCIA ES PENSAR QUE SI MODIFICO LAS AGUJAS DE MI RELOJ TODO PODRÍA CAMBIAR


No me esperes si me pongo las zapas viejas, porque no voy a ningún lugar,
ese ningún lugar que está en el patio de atrás, de esa casa que no es tu casa, ni de la de tus papás, 
que es una casa que alguien imaginó, que aparece en un plano particular, en esa peli que viste soñando, la primera vez que te despertaste con lágrimas de extrañar.
Las mentiras son de verdad.
La verdad nunca es igual.
Esperame si me cruzo de piernas y apago la luz, pasa que necesito pensar, que es ese pensar que está en las avenidas del futuro, esas que resplandecían por el ventanal, de cara a la calle, para saludar, orgulloso, derecho, con mucha salubridad.
Y todo por quemar.
Espero que no te guste la palabra esperar,
hagas lo que hagas
hacelo ya.
Y no esperes que espere nada,
porque estoy esperando
lo que no volverá,
para que podamos encontrarnos,
a las mil y quinientas,
siempre puntual.

0 Diálogos: