chatarra

19 jun. 2012


[Éramos niños]


…poner un titulo evocativo,
luego divagar, 
pensar en las tardes soleadas mirando por una ventana, 
un mundo en cámara lenta,
un lente de colores brillantes,
toda la belleza
de un lugar sin mal,
que no podrá cambiar,
porque todo lo benigno está en tu corazón,
el resto será la guerra de avanzar,
de entender que no estás,
en ninguna cabeza que no sea la tuya,
que todos somos vecinos,
sin ventanas,
sin espiar,
un barrio del que nadie conoce el mapa,
un plano que no existe,
que flota en la inmensidad,
sin estar contenido,
pintado desprolijo,
con ganas genuinas de sonreír,
mirar a mamá y decirle que hicimos todo lo que pudimos,
casi a sabiendas,
en ese instante donde la duda se hace real,
de que alguien lo hizo mejor,
de que podríamos mejorar,
de que hay un mito,
de que estamos en la sombra de un atardecer ya contado,
sin posibilidades para la novedad,
atrapados en un mamarracho
pegado en un refrigerador,
que envejece, 
se oxida,
y se transforma en lo que siempre fue:
un pedazo de chatarra,
con un souvenir,
con el misterio,
con la frágil intención de engañar,
de volver mágica la anécdota,
desprovisto de memoria y ambición,
centro de todo 
lo que le sucede,
ídolo profano,
divinidad, 
como devoto me entrego,
en la búsqueda del conjuro y el ritual,
las dos palabras unidas que amplifiquen la sensación,
de que todo lo que fui, 
es lo que soy;
de que lo que fui,
será.

0 Diálogos: