voces

9 jul. 2012


CASA DE DISCOS VIEJOS


Luciérnagas escapan de tus ojos, que se prenden fuego,
que se hacen luz y estallan,
como si fuera el sol el que se muere,
como si pudieras llevarte todo con vos,
como si las sonrisas tontas hoy valieran más,
y te seguís vaciando,
con algo de desprolijidad,
y casi no sé si debería atraparte
o dejarte caer:
estás hecha de insectos,
de flores,
de electricidad,
conjurada, 
algún tiempo atrás,
toda arma es esencial,
toda 
mi
vulnerabilidad,
mis paraguas esqueléticos,
tus rayos,
y 
toda
la 
tempestad,
que te alimenta,
para que bailes,
como bailamos, 
alguna vez,
en un bar,
donde nadie bailaba,
donde nadie pedía algo para tomar:
quizás nos metimos
en cualquier lugar:
y hoy los recuerdos 
son tus besos,
fríos,
atravesando mis auriculares,
susurrando, de fondo,
en una estática,
que habla
de lo que estamos
destinados
a 
olvidar.

0 Diálogos: