casi perpetuo

21 jul. 2012


DESDE ARRIBA PARECE UN BUEN LUGAR


Primeros planos para contarte
que los ausentes nunca dejaron de estar,
disfrazados en una torpe fiesta,
con largos vestidos y caretas,
en brindis desinteresados,
demasiada preocupación por saber a dónde queda el destino,
cuando te olvidaste la cara:
¿decime, estúpido anfitrión,
quién va a llevarme a casa, borracho,
si no pueden ver quién soy?
¿quién va a reconocerme?
Y el frío de la respuesta, 
que nieva y dan ganas de abrazarse, 
como si de pronto hubieses olvidado lo que el miedo significaba:
tomá, una dósis doble, 
regalo de la casa:
¿podrá alguien reconocerte en un futuro no muy distante?
¿estás apostando tus últimos años en esta mansión atemporal?
¿tenés ideado un plan?
¿o vas a quedarte hasta que la noche llegue a su fin?
Sólo que a la luna le sigue otra luna,
en evidente degeneración,
tan pura,
sin las mentiras narradas, 
la caída es pasión;
mientras aviones se interponen en tu vista,
y saludás sin saber si hay sueños en su interior,
si quizás no son un decorado 
o el anzuelo hacia otra ficción,
que se murmura en los balcones, 
y en el laberinto oculto
(del jardín oculto)
donde alguien improvisó una obra de teatro y ahora es imposible terminar,
porque el final no parece apropiado,
porque siempre hay algo para agregar,
así que los actores se desangran,
y es triste pensar que no estás adentro,
dejando que las palabras fluyan,
y hacerlo mejor que todos ellos, dejarlos mudos,
matar ese mundo,
con una explosión,
pero sos consciente de que podés imaginarlo
porque te permiten ser observador,
lo que carga de fatalidad cualquier pensamiento,
lo que te convierte en un enamorado,
casi perpetuo,
con todas esas luces, 
que pueden volverse insoportables,
o la música,
que se vuelve brutal de tanto asesinar silencios,
de tantas caras igual de superpuestas, 
perfectas,
oscuras,
en otro lugar,
como si la fiesta fuera un aburrimiento
y todo se tratara de saber jugar,
¿decime, estúpido anfitrión,
qué mierda es un amane-ser?
Vengo a robar la caja fuerte,
mear en la bañera,
destrozar los jarrones,
recibir una paliza en el mejor de los casos,
voy a ser prófugo de ésta fantasía,
para no olvidarte,
para que se cuente la leyenda,
para que tengan algo nuevo de qué hablar,
vengo
a 
arruinarlo todo,
¿cuándo mi cuerpo flote en la pileta,
la vista clavada en el fondo,
a dónde
voy
a
despertar?

0 Diálogos: