(no del todo)

6 ago. 2012


DICEN QUE TAMPOCO VA A DURAR PARA SIEMPRE


El sol
es el ojo de la pitonisa
o la bola de cristal,
el futuro escrito,
o el futuro para adivinar, 
mintiendo, 
tratando de complacer,
“sí/ no/ claro,
disfrutá tu libertad”,
como tantas oras frase hechas,
dedicadas a cada despertar,
porque el poeta 
(brujo)
no le canta a la vida,
sino a la suerte de no haber muerto
y poder durar,
lo que dure otra jornada,
derrochando palabras:
llenarse
de
soledad,
como el sol,
que mira,
distinto,
sin poder igualar a sus hermanos,
que no tienen templos,
ni leyendas en su honor,
¿qué son para mi el resto de las estrellas?
“No sería un buen marinero, señor”
pero conozco todos los monstruos del mar,
y ellos me conocen más:
salimos a recorrer bares,
los que no quedan,
ni acá, ni allá,
los que están brillando,
para no apagar
¿voy a verte desde esas ventanas?
¿te voy a intentar saludar?
¿voy a desearte suerte
o voy a insultar?
“amo el odio que siento,
pero jamás odiaría al amor”, 
voy a cambiar la hoja, 
dibujar,
quizás un paisaje,
quizás tu andar,
quizás la peripecia,
de llegar a viejo 
y nunca parar
(¿escribe él que yo escribo
sobre su posibilidad?)
¿son los rayos
o las sombras?
¿dónde te puedo encontrar?
nos están arrebatando las pesadillas, 
mi sangre haciendo brotar,
un jardín lleno de horrores
y una hermosa
vulnerabilidad,
que parpadea trescientas veces
y nunca entiende
(no del todo)
dónde está,
enamorada del presagio más atractivo:
la historia
sin
edad.

0 Diálogos: