barrio-natal

1 may. 2012


MIS ACCIONES MÁS HEROICAS 
LAS ESCRIBE MI VILLANO


Es como la incomodidad de mirarnos demasiado cómodos, por saber que pudimos decir que sí a todo lo que no fue, por saber que todas las viñetas compartidas nos dan el beneficio al silencio, siempre roto,
porque es lo único que rompemos,
por ambición, 
por comprensión,
por nada.
Y en ese momento narra la tercera persona, esa historia de dos personas, que es todo lo que se precisa para que una historia se ponga en marcha, gire, crezca, se estrelle, se haga partes más pequeñas, que no tardarán, en una secuela, en otra ficción o después del comercial, en unirse con otras y comenzar,
a rodar,
siempre y sin parar.
Es como la incomodidad de saber que incluso el diario personal se volvió una obra,
de un espectador,
de diez,
de miles, 
de todos,
que podrían ser, 
quizás, 
un espectador.
¿Y dónde está la cortina que se corre, la llave que se gira, la puerta impenetrable? 
¿Qué cerrar si todo está tan abierto? 
¿Cómo presentar los papeles de una propiedad privada si alguien me sacó los ojos y puedo verlo todo?
¿Cómo reclamar lo que me corresponde si nada me niega tomarlo?
Y mi libertad sigue condicionada por la tinta que fluya, o no, por el golpe de las teclas que activen, como tambores de un ritual, la danza que sostiene el equilibrio del multiverso, que tiene ritmo, 
que está lastimado,
que por eso vive,
en cada
fisura,
que aún nos encuentra riendo, juntos, en una plaza,
llorando, a los gritos, 
rompiendo
(otra vez)
amuletos,
mirando el techo, el día que el portal congeló lo demás,
cuando se derrumbó la ciudad
sólo para nosotros
y para la destrucción,
que nos acompañó.
Como la incomodidad, de siempre re-encontrar,
de saber que el guiño nunca se va, 
más allá de toda posibilidad,
del barrio natal,
con sus zombies,
fantasmas,
asesinos,
libertad.
Con la biblioteca embrujada,
de libros que otras manos arrugaron,
que hablan de lo que tus manos
escribirán,
arrugadas,
cuando volvamos a cruzarnos, en esta fiesta, que a veces se llena tanto,
de otros,
de ecos,
de volumen alto,
de furiosa
e insoportable
comodidad.

0 Diálogos: