comoyoperono

5 ene. 2013


EN LOS CRÉDITOS MI NOMBRE VA A ESTAR MAL ESCRITO



Hay días tan inevitables
que preferiría no vivirlos
pero se dibujan en cada fantasía
y se hace todo
mucho
más
real
transformando la muerte
en un violento dejá vù
como abrir los ojos en la madrugada
y ver siempre la tele estancada
en el mismo canal
la misma película
la misma escena
el diálogo crucial: 
“recordá que el clímax llega
tan inevitable
antes del final”
y esperar me vuelve el amante perfecto
para la tragedia
que le teme a mi cabeza
y finge saber más
como yo finjo la entrega
al desplazarme por tus líneas
que me absorben
que me particionan
creando un epílogo para armar
cuando los críticos del futuro
hagan pozos con cucharitas
tratando
con demasiada frigidez
de entender ese pasado
que nadie puede cambiar
y se digan
con las uñas muy pulcras:
“recordá que cada ruina es un futuro
tan inevitable
en estado terminal”
y perseguir me vuelve un asesino
para la comedia
que se ríe de mis certezas
y me ignora sin piedad
como yo ignoro las plegarias
al llegar a mi oído tu voz
que me dispara
me vuelve bala
creando un prólogo para matar
cuando los poetas del pasado
sueñen versos de cartón
tratando
con demasiada ingenuidad
de entender ese futuro
que nadie quiere cambiar
y escriban
con el hígado muy sano: 
“recordá que cada profecía es un pasado
tan inevitable
a punto de estrenar”
mientras el desvelo es misterio
y los amantes de la pantalla
mi único consuelo 
de
nunca-
jamás.

0 Diálogos: