ruinas de biblioteca

1 dic. 2012

ME DORMÍ DOS PÁGINAS ANTES DE TERMINAR
(y lo que soñé fue el mejor final)


Los chicos corren, 
detrás del libro prohibido,
para descubrir que la dueña de la biblioteca es el monstruo
uno que va a enamorar al de los ojos más maravillados
para llevarlo a la tierra de las sonrisas filosas,
la tierra del siempre jamás,
para que los supervivientes sean adolescentes de pelos largos y barbas desprolijas
un poco obsesionados
lectores rabiosos de hechizos dibujados en baños
porque el autor nunca dará tregua y siempre aparece un mensaje
a veces delante de tus narices
a veces en el techo
usando como lapicera
un encendedor
y las letras siempre tan parecidas
como si escribieras en medio de un terremoto
como si se estaría abriendo el mundo
abortando el fruto
de las madrugadas con dioses
en escenas violentas de amor
que terminan con las copas rotas,
las velas consumidas,
y la niebla brotando
de
cada
rincón
que siempre remata en un espejo:
“¿qué estábamos buscando, cuando lo buscábamos?”
“¿y ahora? ¿dónde estará?”
demasiado tarde para recorrer las ruinas,
ya adultos y envejecidos,
calvos de manos en los bolsillos,
de un colegio que hace años dejó de existir,
que se llevó la evidencia
y
todo el mal, 
para dejar la historia que alguna vez quisieron escuchar,
la misma que mañana será custodiada
por la chica que
te va
a
conquistar.

1 Diálogos:

maria ladelbarrio dijo...

Hola! Estuve leyendo varias de tus entradas, me gustaron mucho!