el arma más eficaz

5 dic. 2012

JUGAS A MORIR



PRIMER PUESTO:
vómito-presagio

Me llevo los aplausos a lugares que nunca vas a visitar, porque mis cajas de cartón, a veces, fueron la caverna donde el primer estúpido quiso contar una historia, contagiando el virus de la deformación, del espejo roto, del agua oscura que refleja y dispara presagios, casi siempre malas leche, llenos de telarañas y bosques sin fin, el desafío de torcer, por el sólo hecho 
de
poder
imaginar, 
así 
que disparo mis fracasos en medio de tu corazón, para que entiendas que la tragedia siempre fue más importante que el sol, que enceguece y deja el vacío negro de ser tan blanco, las manchas cuando parpadeas, siempre el segundo anterior, impregnado antes de disolverse, hacerse el vómito que luego intentará descifrar el próximo demente
en 
el 
diván,
donde el presentador, vestido de traje o de bufón, toma nota, haciendo mamarrachos y dibujos, agregando flechas sin razón, uniendo cabos, conectando 
repartiendo las entradas
(gratis, siempre gratis)
del 
próximo 
show.

SEGUNDO PUESTO:
láser-mental

Los ojos de una fotografía pueden robarte el alma,
para brillar, una vez más,
para sentir,
en un segundo de vida
(que es lo que siempre dura)
todo el sentimiento original:
lo vivido
y lo
representado:
un niño jugando a los superhéroes,
de pronto cae muerto,
fingido
y nunca tan real,
herido por un láser extraterrestre,
de indudable procedencia:
tu mente es el arma más eficaz,
y escribieron en su tumba:
“podés usar tu inteligencia
o dejar que la inteligencia 
te utilice
a
vos”.

0 Diálogos: