conmovido-aburrido

29 dic. 2012

LAS CUATRO PAREDES
del Caos Universal


Un mundo llenísimo
o un departamento
con la luz cortada
los ojos 
de todos modos
nunca encuentran miradas
y los monstruos sonríen
detrás de cada uno
y se mueren de ganas
por contarse los sueños más lindos
esos que soñás y te dejan al palo
o anestesiado
(descubrir la palabra “mañana”)
pero los callamos
y les rompemos la linterna
y acordate de esas noches en las que no te animaste
a saltar por la ventana
para ir a la casa de esa bruja
de la que todos hablaban
y no te frenó el miedo
sino en lo que pasaría 
cuando
regresaras
lo que significa 
que nunca entendiste
el valor de la hazaña:
regresar 
es
un daño colateral
el principio de la próxima parada,
chocar con personas
o muebles
“perdón”
cristales
al 
estrellar
sangre
derramada
y la incapacidad de llorar
podría perderme en estas cuatro paredes
o llegar al centro mismo del caos universal
sin un gps
que me diga
dónde doblar
podría vivir sorprendido de todo tan parecido
o tornarse todo muy aburrido 
de tanto 
no 
encajar
podría jurar que estaba todo dicho
o que lo que estoy haciendo es improvisar
podría pensar en la palabra que cree la fisura
o puedo pensar en la fisura
que cree
la palabra
y 
el azar
y no sé cómo estará todo cuando abra la puerta 
y vea el afuera
o cuando llegue de un día largo
después de tanto trabajar
el mundo puede estar destruído
otro fin del mundo perdido
“capaz que sólo termina
porque no lo sostienen mis sentidos”
y adentro un desastre
como si hubieran entrado bandidos
sólo que no se llevaron nada
pero te rompieron
el
vino:
siempre son extraños
los finales
que
/a oscuras
/con resaca 
imagino.

redrum

26 dic. 2012

LA PALABRA PARADOJA EXISTÍA ANTES DE QUE EXISTIERAN LAS PALABRAS
-y las paradojas-


 No sé cómo se hace
esto es un poco más complicado
como decidirse qué comer
esos días en los que no hay hambre
sólo una necesidad
que nace del centro
de 
las
entrañas
pero no tiene nada que ver
como elegir el atuendo adecuando
cuando el frrío es en la cabeza
el calor en el corazón
no sé si debería desnudarme
o hibernar
como escribir algo digno
cuando todo lo que pasa es tan mágico
que
no se deja escribir
a veces escribir para buscar
para embellecer
jamás
nunca
para imitar
y si estoy bien
entonces
no voy a hacerlo
así que cuando lo logre
será mi fin
o el fin del mal poeta
que hoy
conocés
y yo no me imagino
como no me imagino
qué poder leer 
cuando la palabra clave es YA
y no quiero ser el tipo detrás del telescopio
armando el mapa estelar
dibujando constelaciones
que son imposibles de interpretar
(¿en serio pretendes que vea a un tipo con un arco y flecha en esas seis estrellas de mierda?)
no quiero descifrar
parece tan artificial
desde afuera es el peor error
no puedo ni siquiera pensar
vomitaría
te gritaría
desacomodaría la cama, todas las mañanas
y sabes 
cómo odio
volverla a armar
pero prefiero hacerlo
hasta tener dientes amarillos 
y barba muy larga
antes de ser ese experto
que señala
y habla
y habla
y habla
quiero irme a vivir a cada planeta
y olvidarme
inventarte anécdotas
despertarme con un paisaje casi vislumbrado
un amor extraterrestre
estar en todos lados
dejando mi consciencia
porque de otro modo 
me gana el vértigo 
y no sé cómo se hace
porque
en serio
se está poniendo complicado
como cuando querés decir que algo no te sale
y lo hacés
otra vez
sin querer
seguro me estoy muriendo
desde el espejo
que debe preguntarse
cómo mierda
dejar de hacerlo:
es un reflejo
pero 
pensalo
(pensado)
al revés.

tepegó

25 dic. 2012

BOMBEROS A 300 mts.


Dos millones de circuitos,
tecnologías robadas, 
juguetes extraterrestres en el patio de casa
hongos que crecen bajo el árbol
y el perro come
y 
después
te sonríe
y le decís: “te pegó”,
y te responde que no, lo que debe significar que a vos te pegó más,
“Pero si yo no comí nada…”,
“¿de qué está hablando, alumno Oniria?”, dice la profesora, 
y estoy en un aula llena de ecuaciones anfibias, 
porque los antiguos están por venir a tomarse unas copas
y,
después, 
soplarnos, 
y las caras de todos, 
tan curiosos, 
se estiran,
para convertirse en una mala copia
de un cuadro muy conocido
y ya sabés cuál
“¿no va a darme la respuesta?”
y empieza a dejar de ser vieja y la veo estudiando
y sé que nos conocemos de otra vida
y casi escucho la música que escuchamos
tirados
borrachos
palabras corriendo
lencería
y te digo que voy a dejar la carrera, 
aunque te amo
o, reformulo: 
“porque te amo”,
y el golpe me despabila 
me deja desorientado, 
sentado en el bondi
al lado de esa piba
que mira tan ofendida,
los cachetes colorados
y un ojo que se guiña
aunque no puedo asegurarlo,
y me dice que estoy loco, que recién la conozco,
y me ahorro de decirle que es peor,
que ni siquiera sé su nombre,
que conozco su puño
pero no me suena su cara
“no ves que puedo ilusionarme”, suelta, quebrada
y no me gusta
y no puedo hacer nada
no me resulta atractiva y miro por la ventana
esperando que se le pase
y entonces me veo, 
caminando, de viejo, 
todo encorvado
y la empujo con fuerza 
y bajo saltando, 
“¡Arriba las manos!”
gritan de un costado, 
y se cae la bolsa que traigo en la mano,
siento que me ahogo, tengo algo pegado,
la casa está a oscuras y está todo tirado,
me piden que me saque la máscara 
y obedezco,
apresurado 
(ahogado),
y descubro que mi cara, 
cuando no me pertenece, 
es la de un perro
que sonríe
como cuando yo
tenía 11 años,
y me cuelgo, pensando
y me tiran, golpeando
revisan mi bolsa
mientras la sirena me acuna,
“no se estaba llevando plata, 
se está llevando algo
que crecía en el patio…”
y me ahorro de darles
todos los detalles
decir que esa casa también fue mía
pero que de eso
me separan:
3 hongos
un perro
dos millones de vidas.

..
.
[dos millones de viajes]


http://www.youtube.com/watch?v=LtbKZllB5ts

lateenotrosuniversos

DÍAS DORADOS
(no estoy llorando, ¿no ves que estoy todo mojado?)



Y tomo al pez más grande
abalanzándome sobe él
emergiendo borracho
de las aguas oscuras
más cristalinas del mundo
el pelo pegado sobre la cara
la ropa un poco arruinada
una zapatilla menos
(¿qué puede importar?
igual estaba rota
y
en cualquier momento
iba a estallar)
y estoy tan agotado
y me hace temblar tanto el sol
y el frío me mata de calor
o el calor me mata de frío
mi corazón está detenido
porque se mueve a la velocidad de la luz
y late en otros universos
muy lejanos
en un eco
porque la luz también se cansa
y no llega a todos lados
por mucho que no pare de viajar
y me abrazo a esas escamas doradas
que lastiman
que repugnan
como fascinan
y es el corcel más puro
jamás creado
creo que dura demasiado su salto
baila
imantado
tocando escalones invisibles
desafiando lo que conozco
lo que me dijiste
lo que te enseñé
lo que leí
lo que un conspirador subió a internet
y no sólo es mitad pájaro
debe tener ancestros
de otras calañas
porque aúlla
en un grito
que de pronto es lo único que llena cada átomo
de todo
lo
que
nos pasa
cada todo es un cada nada
musical
el brillo lastima mis ojos
refleja
no existe
no cree
no es
REFLEJA
y cuando llega
así, al lugar de donde solo se puede bajar
imagino el sombrero que levanto
y sé que es una foto
que nadie
nunca
va a apreciar
pero quizás sea el jinete más valiente
de toda
esta
mugrosa
[desértica/
infértil]
ciudad.

purasmierdas

YO TE DECLARO "BEST SELLER"




-Escribís puras mierdas –dijo ella en mi oído
me levanté asustado
corrí al baño
vo 
mi 

abrí la bañera para suicidarme
pero siempre se me pasan las ganas
3 segundos después
así que inundé el departamento
y buceé
solo para inventarme el mapa
de otro tesoro
tan inalcanzable
¿estuvo
-estuve-
siempre bajo la cama?
y en mi cabeza siempre fracaso
muy lleno
de
son
ri
sas
que se decodifican en burbujas que explotan
en la superficie
que es otro mundo
donde un pescador borracho nos sigue decodificando
creyendo que puede entender 
todo lo que la naturaleza le está contando
es la epifanía mas grande del mundo
y ni vos ni yo somos protagonistas
sino fuera por el hecho
de que todo
lo 
inventamos
como tu voz
siempre a mi espalda
y eso te vuelve 
una poetiza
de las que no son buenas
pero tampoco
son malas
de las que están locas
y escriben pavadas
gigantes/enormes/bellas
siempre 
pavadas.

¿todalavuelta?

8 dic. 2012

SE SINTIÓ TRISTE CUANDO NO SALUDASTE



Hay ciertas puertas
que una vez abiertas 
rompen el marco que las sostienen
y podés pasarte la vida
el tiempo
los domingos
tratando de jugar al carpintero
parando el vendaval con el pecho
sin darte cuenta que la casa 
también
se fue volando
qué lindo si hubieras visto el techo
creo que te saludo
y se sintió triste
cuando no saludaste
porque siempre pesa más 
tratar de dejar todo en orden
puede estar bien que no quieras atravesar portales
pero deberías dejar que los portales te atraviesen
a todos nos gusta rompernos
salir de los goznes
dejar de espiar por la cerradura
y ver la porno completa
o gritar 
que el cuco se ajuste la tanga
porque si me espera
que sepa
que 
lo espero,
o capaz estés vos
toda llena de polvo
después del revolcón que te dio
la última 
tormenta
“¿diste toda la vuelta?”
y no me cuesta imaginarte
soplando:
si mi casa es de ladrillo
tu aliento 
es
una topadora.


raras


BRÚJULA EN PARQUE CHAS


Es el problema de hacerle pregunta
a las cosas que no hablan
o que no hablan como hablo
como hablás
y no te pongas a citar a Spinetta, 
porque yo también memorizo
pero si vas a Parque Chas
más te vale que uses el instinto,
no podés confiar todo el tiempo
en las cosas que digo
y sobre todo 
cuando pinta dar consejos
es peligroso
aunque entretenido
puede ser el peor día de tu vida
pero vas a hacerlo
porque te levantaste con una sonrisa
lo que significa
que vas a acostarte rota 
en mil partes
y sería un milagro si mañana estás viva
ojalá no me llames
así me olvido de esto
así hago de cuenta que la pared contestó
y me sorprendo al no oir mi voz
porque dice: “llamala”
cuando debería decir
cosas más malas
pero capaz que me habla
para sacarme de encima
así que mejor
no le creo nada
y le hablo de otras cosas
mientras pienso en las miradas
que miran mis palabras
y es un círculo tan vicioso que cansa,
quisiera saber si vas a estar
algún día
tirada en tu cama
y pensar
entre signos de pregunta
entre sombras cargadas
entre constelaciones
y perros que ladran
en todas las cosas
que pensarías
si no te sintieras
tan atada
y capaz que decís
al espejo,
donde algún día vas a estar quebrada,
“qué boluda,
ahora entiendo,
las cosas 
siempre 
son raras
y 
en eso
está 
la
Magia”

escenas del próximo capítulo

5 dic. 2012

Y NO MATAN NADA


Llego hasta la puerta de tu casa, pongo una bomba, me río, toco timbre, corro, robo una bicicleta, bah, intento robarla, me golpean, me dejan desmayado, me despierto y me mirás, negando:
“sos el peor poeta del mundo, ¿te lo dije?”
Y te molesta tanto seguir viva que tengo que sentirme orgulloso y hago, dentro de mis posibilidades, el melodrama que creo necesario, a modo de festejo, porque sino el capítulo de nuestra novela se vuelve intrascendente, y a mi me gustan los capítulos de viernes, que siempre terminan tan arriba
y
al
palo:
con la mala hijadeputa a punto de hacer una hijaputez o con él (ella) descubriendo a ella (él) en situación sospechosa con otro (otra),
o sillas de ruedas, amnesias, embarazos acartonados… un arma que aparece a último momento, un guante negro que la sostiene,
la visita inesperado de alguien que no cuaja,
pero el papel se lo dan a uno de esos ídolos en rebaja y siempre aumenta la audiencia que siempre sabe que esas cosas están muy exageradas,
pero igual pagan,
porque nos gustan las batallas
aunque hayamos tranzado esta paz tan insana:
a eso, en la historia, se le dice “elipsis”:
son los detalles invisibles,
la peli que sólo ven los fantasmas,
y cuando te girás, disgustada, porque este discurso es un monólogo tan idiota,
te tiro con el vaso de agua,
dispuesto a partirte la cabeza
pero son incómodas las camas de hospital
y tiro mal
justo cuando entra el doctor
y el cristal se hace estrellas en su cara
que sangra, grita, enloquece
mientras abrís los ojos aterrada
y caen enfermeros
y
enfermeras
(“vestite de enfermera” / “ni en pedo”)
que me inyectan
más
y
más drogas,
me atan
me amordazan
y festejo el atentado truncado
regalándote mi mirada más pura
más llena
más vacía
porque creo que me quedo en tus pupilas
que me dicen que el lunes me vas a volver a sintonizar
porque capaz que a la que se la llevan es a vos
que te excusas con un drama
tan paja y berreta
y es el furor de otro planeta
que nos sintoniza
y piensa:
“son los peores poetas de la galaxia”
y entonces despertamos
siempre de la mano
frente a una tele en la que nada pasa
o eso dicen los que critican
y
nunca
escriben nada.

Indiana Jones bien pasado

LA PATINETA DE MARTY MCFLY
ESTRELLADA EN MI CARA



No me transforma en un héroe
salvarte de los monstruos que solté
la última vez 
en tu habitación,
pero te miro haciendo un gesto de triunfo
y pienso en levantar la manga
de mi remera de los Doors,
mostrarte mi brazo flaco
con el puño bien cerrado
o capaz sacar un pucho
y prenderlo con indeferencia
sacar el humo
con elegancia
dibujando el aura 
de Indiana Jones bien pasado
(“Indiana Jones V: 
El peyote de la cumbre de la montaña sagrada”)
o capaz suspirar
mirando triste al perdedor
con el dilema de ser tan enorme
y no 
poderlo
soportar,
pienso en esas 
y en infinitas escenas
que de pronto quedan borradas,
cuando tu cara pasa de
“…qué imbécil” 
a
“…¡qué cagada!”
y no llego a girarme a tiempo
y el amor platónico de los doce 
(es violeta, con garras súper afiladas, mide 6 metros, ojos del mismo color que los míos)
me da un golpe muy mala leche
en medio de las pelotas
haciéndome gritar de dolor
pero mi voz no perdura
porque el primer cuento que no escribí
(es verde, tiene las zapatillas de Marty McFly, escupe fuego invisible, su nombre es muy –muy- largo)
rompe su skate volador en mi boca
que se rompe más
y escupo sangre al tiempo que caigo
y siento las patadas que me da la canción que me dedicaron sin que yo lo supiera
(roja, dice la palabra “died” cada vez que puede, usa lentes de sol enormes y con cristal multicolor)
mis costillas se quiebran
tan rápido como quiebro yo
los sábados que pienso 
en unos sábados atrás
toso
y 
muero
de a poco
feliz por ensuciar tus sábanas,
feliz de pensarte fastidiosa
teniendo que cambiarlas
para evitar la culpa
porque es obvio que van a pensar
(porque la gente siempre piensa del modo menos indicado para pensar)
que fuiste la que clavó las puñaladas
la que apretó el gatillo
la que enveneno mi birra
la que llenó con dinamita mis cigarros
la que dejó una piraña 
entre
mis 
poesías,
así que vas a tener que deshacerte de este cuerpo
que recibe esta paliza
y aunque no me transforma en un mártir
morir a manos 
de mi propia codicia
me doy el tiempo suficiente
para dejar muy en claro
que no me estoy defendiendo
y de pronto descubro 
que nunca estuve tan entero
no hay golpe
moretón
agujero-
sangrante,
estoy de pie
repitiendo el instante
de tener que mirarte
y no puedo evitar
volver a imaginarme
otros mil desenlaces
sin
un
final:
sólo punto.
.
y.
a.
parte.

puede desaparecer

OH! DARLING



Creo que hay un disco de los Beatles que está esperando con el envoltorio puesto, porque no importa que lo haya gastado, ahora me doy cuenta de que nunca lo escuché con vos y eso es casi como no haberlo escuchado, porque deberías ver lo idiota que me pongo (o que me voy a poner) cuando llega ese tema en el que me convenzo que se está abriendo el portal, o cómo tiemblo cuando llega ese tema que sé que es el que va a sonar el día que me muera, ¿te conté? Me llegó la revelación el día que le escribía una carta a mi mejor amigo, casi una disculpa por un crimen que aún no había cometido, y se la dí cuando fue un poco tarde, cuando ya estaba borracho y rebotando entre sus parientes, en su casamiento, para dejarle muy en claro que todavía no me quedaban chicas las viñetas y podía ser el héroe fracasado que se había llevado tanto buenos veranos:“brindo por todas las mentiras que juntos hicimos verdad”; deberías verme, en soledad, porque tarde o temprano termino tirado en el piso, con los ojos cerrados, imaginando que estoy mirando el techo mientras imagino el cielo más estrellado, uno que vi cuando los Beatles no eran más que una banda de la que todos hablaban y que no me daba motivos para matar, no como ahora, que podría tejer una psicosis peor que la de Charles Manson, y escucho más de mil veces los malos consejos de Paul, que seguro que no es Paul, y susurra que abra los ojos, que me mire, que ese que está ahí soy yo, el que parece dormido: “no estás dormido, simple-mente estás muriendo”; o los gritos que me salen, con palabras inventadas que quiso algún dios que significaran más cosas que las que podrían significar si yo supiera entender otro idioma sin antes poetizar la palabra extranjera, abusando (violador) de su musicalidad: “este disco de los Beatles habla de cómo es escuchar un disco de los Beatles, pasa que ni los Beatles lo sabían, ¿entendés?”; deberías ver cómo, tarde o temprano, agarro una guitarra, para frustrarme, cargado de amor, pidiéndole a la música perdón, por ser tan eyaculador precoz y correr a buscar el cuaderno, porque escribir es otro mambo y siento que puedo zapar un rato, con los fantasmas del pasado y del futuro que se empiezan a hacer visibles, muy de a poco, gracias al sonido más importante, ese que transcurre entre tema y tema, ese donde nunca, nadie, va a escuchar igual: “El final de ese tema es como entender que las mejores cosas que hiciste son las que hoy harías diferentes”; deberías ver qué ganas de llamarte al escuchar esos acordes:
si no venís corriendo
la mejor banda del mundo
puede 
dejar 
de 
existir.

el arma más eficaz

JUGAS A MORIR



PRIMER PUESTO:
vómito-presagio

Me llevo los aplausos a lugares que nunca vas a visitar, porque mis cajas de cartón, a veces, fueron la caverna donde el primer estúpido quiso contar una historia, contagiando el virus de la deformación, del espejo roto, del agua oscura que refleja y dispara presagios, casi siempre malas leche, llenos de telarañas y bosques sin fin, el desafío de torcer, por el sólo hecho 
de
poder
imaginar, 
así 
que disparo mis fracasos en medio de tu corazón, para que entiendas que la tragedia siempre fue más importante que el sol, que enceguece y deja el vacío negro de ser tan blanco, las manchas cuando parpadeas, siempre el segundo anterior, impregnado antes de disolverse, hacerse el vómito que luego intentará descifrar el próximo demente
en 
el 
diván,
donde el presentador, vestido de traje o de bufón, toma nota, haciendo mamarrachos y dibujos, agregando flechas sin razón, uniendo cabos, conectando 
repartiendo las entradas
(gratis, siempre gratis)
del 
próximo 
show.

SEGUNDO PUESTO:
láser-mental

Los ojos de una fotografía pueden robarte el alma,
para brillar, una vez más,
para sentir,
en un segundo de vida
(que es lo que siempre dura)
todo el sentimiento original:
lo vivido
y lo
representado:
un niño jugando a los superhéroes,
de pronto cae muerto,
fingido
y nunca tan real,
herido por un láser extraterrestre,
de indudable procedencia:
tu mente es el arma más eficaz,
y escribieron en su tumba:
“podés usar tu inteligencia
o dejar que la inteligencia 
te utilice
a
vos”.

ruinas de biblioteca

1 dic. 2012

ME DORMÍ DOS PÁGINAS ANTES DE TERMINAR
(y lo que soñé fue el mejor final)


Los chicos corren, 
detrás del libro prohibido,
para descubrir que la dueña de la biblioteca es el monstruo
uno que va a enamorar al de los ojos más maravillados
para llevarlo a la tierra de las sonrisas filosas,
la tierra del siempre jamás,
para que los supervivientes sean adolescentes de pelos largos y barbas desprolijas
un poco obsesionados
lectores rabiosos de hechizos dibujados en baños
porque el autor nunca dará tregua y siempre aparece un mensaje
a veces delante de tus narices
a veces en el techo
usando como lapicera
un encendedor
y las letras siempre tan parecidas
como si escribieras en medio de un terremoto
como si se estaría abriendo el mundo
abortando el fruto
de las madrugadas con dioses
en escenas violentas de amor
que terminan con las copas rotas,
las velas consumidas,
y la niebla brotando
de
cada
rincón
que siempre remata en un espejo:
“¿qué estábamos buscando, cuando lo buscábamos?”
“¿y ahora? ¿dónde estará?”
demasiado tarde para recorrer las ruinas,
ya adultos y envejecidos,
calvos de manos en los bolsillos,
de un colegio que hace años dejó de existir,
que se llevó la evidencia
y
todo el mal, 
para dejar la historia que alguna vez quisieron escuchar,
la misma que mañana será custodiada
por la chica que
te va
a
conquistar.